lunes

Femdom


Una dominatrix es una mujer que adopta el papel dominante en prácticas sexuales de bondage, disciplina, dominación y sumisión o sadomasoquismo, que suelen abreviarse como BDSM. Su contrapartida masculina es el "maestro". Los sumisos suelen dirigirse a la dominatrix con expresiones tales como "señora", "madame" o "maitresse". Adviértase que una dominatrix no tiene necesariamente que dominar a un compañero masculino, puede tener también mujeres sumisas.


 

martes

Hot


La pelirroja tenía una habilidad especial para hacer sexo oral, lo hacía como si esa fuese la última mamada de su vida y de la tuya, como si fuese tu último deseo suplicado frente al verdugo.

Olvidabas tu cama, tu vida, tu identidad y tu ser. 

Te hacía acabar no sólo a ti, sino que al mundo.

sábado

Camila




Cabalgata

.
Cada noche cabalgabas sobre tus huellas como rito de apariamiento primario. Cada noche dominabas un mundo hecho de carne y deseo, pero sòlo imaginario. Cada noche eras el placer de caballeros que dejaban a sus esposas leyendo novelas rosa mientras arrendaban tu tiempo hecho de minutos y de tarifa de alquiler. Cada noche era una inèdita juerga, cada recuerdo un espíritu anclado al cuerpo como piel, como larva en la mariposa.

“La vida es un circo, sòlo cambia en que la carpa es màs grande”, dijiste esa mañana en que te levantabas desde mi cama a comprar café y galletas para desayunar, pero no volviste.


domingo

¡Down!

.

Los domingos en la mañana son extraños, son tristes y extraños.

Te levantas
sin saber donde ir, te encuentras con todo lo absurdo

y vives la resaca del día anterior como algo más que un mal recuerdo.

Maldices soledades y luego te bebes de un sorbo una puta explicación.
explicación.

.
No te confundas, éstos no son versos: es sólo otro domingo.

.

martes

P_5_t_1

Quiero que seas mi puta.

Pagaré por tu cuerpo usado por otros, que me entregarás por dinero.

Tu pagarás ser mientras te poseo.

Y aunque no se tratase de una compra venta,

yo querría que fueses mi puta.

miércoles

5:40_A.M.

Conduces de prisa, no sabes hacia dónde pero presientes que debes llegar enseguida. Te preocupa que el atardecer llegue antes que descubras el destino. Cargas tu alma como revancha de tus frustraciones, cargas tu arma para vengar tu vergüenza, tu propia impotencia ante una vida que no te pertenece.

Conduces ebria de mi y yo escapo ebrio de hartazgo de este estado en mal estado.

La policía nos conmina a detenernos… y nos escapamos hacia la colina de roja traición.

domingo

Pasajero en tránsito (imperfecto tránsito)

.
La chica de al lado me envia un mensaje en una botella mientras yo navego por los vapores de un géiser, mientras Clapton suena en la radio del convertible que un día compré para soñar que soy un gánster y que cruzaré el desierto hasta encontrarme.

Abandonada


Hueles a semilla del mal.

Te abandonas al delirio

hasta alcanzar la espuma

de tu resbalar eterno.

Y te domina el fracaso

en tu caída miserable.

jueves

S



Susan solía posar para que la admiraran... Es más, le excitaba mostrarse en cueros y menear su cola de pavo real, la cual exhibía sin tapujos cuando salía a la conquista del príncipe consorte de cada noche, pues sabía que era un arma infalible para capturar a cada macho que se cruzaba en su camino. Era una mujer con alma de gata, una gata con garras de cristal y pelaje de leonino torbellino. Solía dejar la cama lentamente de espaldas, como conquistando con su movimiento de caderas, de acompañante y compañía de perdedores.

.

Susan era un sueño en medio de la fatalidad cínica de aquellos hombres temerosos de parecer maricas.

.

domingo

¡Maldito tatuaje!

No era mi día. Ni mi semana, ni mi mes, ni mi año. Ni mi vida. ¡Maldita sea!

Bukowski


Te observo en la oscuridad mientras tu propia cámara digital te capta: llevas el tatuaje como si desde él se generara tu ser, tu estampa, tu temple de amazona y de miel. Esto no es sólo sexo, sino que una razón, una razón para estar aquí como si tu figura fuera a quedar tatuada sobre la noche, como si creyera que grabarás tu sudor de alquiler sobre mi cama que apesta porque es allí donde muero cada día.
.
Miserable jornada que me encuentra entre tus brazos para que luego te marches con mi sueño y con mis sueños, para luego dejarme solo con una resaca.
.
¡Maldita puta vida! ¡Maldito tatuaje impío! ¡Maldita seas!
.

martes

Pequeña confesión


"Si, es cierto, gasté mis codos en todos los mesones. / Me amaron las doncellas y preferí a las putas. // Da lo mismo que las amadas vayan de mano en mano / Cuando se gastan los codos en los mesones. // Y con el orgullo de siempre/ Digo que las amadas pueden ir de mano en mano/ Pues siempre fue mío el primer vino que ofrecieron/ Y yo gasto mis codos en todos los mesones." (Teillier)
.
Fotografía: Pamela, Pam / bailarina, cantante y scort / La Serena /

miércoles

Bacanal II


"Voy a ser tu mayordomo / y gozaras el rol de señora piel / o puedo ser tu violador / en la imaginación / esta noche todo lo puede / te llevaré hasta el extremo / te llevaré / abrazame / este es el juego de seducción."
(Juegos de seducción / Soda Stereo)
.
Fotografía : Carol Hot / prostituta independiente / Coquimbo /

sábado

Bacanal I


"A veces voy donde reina el mar / es mi lugar llego sin disfraz / por un minuto abandono el frac / y me descubro en lo espiritual / para amar / como si fuera / mentiroso y nudista / en taxi voy hotel Savoy y bailamos / y ya no se si es hoy, ayer o mañana." ( Sin Disfraz / Virus )

Fotografía : Alondra / bailarina y scort / "Plazzer" / Valparaíso /

jueves

Chicas de alquiler


Me gustan las chicas de la noche tal como la abeja no puede dejar de beber polen. Prefiero una prostituta a una princesa, porque se que siempre la princesa querrá convertirme en otra cosa con su beso. Me enamoro de las alucinadas porque soy un alucinado. Prefiero dormirme con un buen polvo antes que murmurar un “te quiero”. Quiero un par de chicas esta noche de juerga, quiero verlas consumirse en su lujuria, quiero ser el pervertido que las arrienda, que las corrompe, el voyerista testigo de sus cuerpos devorados por la oscuridad de uñas y lenguas entrelazadas.

martes

Voyerista de tus recuerdos



Te miro agazapado desde los matorrales: tu cuerpo alimenta mis pupilas como la sal a este mar de puerto. No digas nada, no hagas nada. Sigue tu rutina como si yo no estuviese, como si ya no importara la lejanía. A veces me pareces una frívola perfecta, una niña huérfana e insegura. Sigo mirando tu cuerpo, aquella piel que inventé un invierno que ya no recuerdo. Sigo mirándote para encontrarle un sentido al bosque. El sin futuro te alejará y yo, otra vez partiré.
Tú ya lo dijiste una vez, yo sólo lo cito como lema vital: "Lo que duele no es decir adiós, sino los recuerdos". Mientras te preparo un cigarro de marihuana, cito la canción de "Los Tres" que solíamos escuchar: "Los recuerdos harán que me (te) olvides".

miércoles

Smoke on the water



Fumas. Fumas mientras va cayendo tu voluntad; fumas mientras te olvidas de tus urgencias, mientras se va diluyendo tu realidad. Fumas mientras caen en el olvido tus viejas deudas sentimentales, olvidando puñal y pañuelo. Fumas para despedir el día y para esperar el siguiente. Fumas buscándote y te pierdes, siempre te pierdes más. ¿Fumas? ¡Fumo!

martes

Cita a ciegas

_______ _ ______ Llegó al fin el acordado miércoles a las siete, tomé aire y entré al restorán haciendo un barrido visual. La vi enseguida, con un suéter negro ajustado. La conocía y mucho: era Claudia, mi prima adolescente. En décimas de segundo tuve que decidir entre ir directo a la barra y hacerme el desentendido o sentarme en la mesa con ella. Fui a la mesa sonriéndome y miré sus ojos profundamente maquillados. Ella me miró algo perpleja, pero devolvió una sonrisa cómplice. Pedí una cerveza y brindé por la sangre caliente que corre en las venas de las personas sedientas de emociones nuevas. La situación era comprometedora, pero a la vez tremendamente excitante. Claudia tenía apenas algo más de quince años, usaba gafas que le daban un aire de superioridad distante, tenía el pelo rojizo y largo, tenía el cuerpo de una modelito elite y además un par de pechos que no pasaban desapercibidos ante la mirada masculina. Hablamos un rato tanteándonos mutuamente. Luego, hubo acuerdo total en que la aventura continuaría. La próxima cita sería el viernes por la noche, y si todo salía bien, no sería la última...

miércoles

De putas...



.
.
.
A pesar de que muchos adquieren tu tiempo cada noche, sigues siendo libre. Sigues siendo un ser transparente. Te quiero porque en tu lupanar florece el deseo sin Dios ni dioses, auténtico, como debe ser.
.
Tu fotografía me acompaña en esta noche de perdedores. Gracias por el tiempo que me vendes a cambio del dinero que nunca tengo.

martes

Infieles II




Recogimos a la chica en una esquina. Todavía no oscurecía y llegamos justo a la hora acordada, por tanto, a pesar de su discreta vestimenta, la reconocimos de inmediato. Fue Pamela quien la invito a entrar al auto, para darle más confianza. Nos fuimos inmediantamente hacia casa de Jorge, el mejor amigo de Vicente, y con quien Pamela había planeado la sorpresa para Vicente, su novio. La chica era agradable, ni vulgar ni demasiado desinhibida, no cualquiera sospecharía que detrás de su estilizada estampa se escondía algo más que una estudiante universitaria con estrechez económica. En fin, no soy nadie para cuestionarla, cada cual se gana la vida como puede, con sus propias herramientas y talentos. Por mi parte, ya estaba listo para darle su propia despedida de soltera a Pamela, la novia que sería desposada de blanco frente al altar, después de pasar la noche poseída por su más antiguo amante. En el fondo sabía que ni para ella ni para mí aquella noche sería una despedida, por lo tanto estaba tranquilo. Mientras tanto, el novio no sabía que ya le llegaría su noche y su chica de alquiler pagada por su novia. Esto era simbólico: a partir de ahora Pamela sería quién planificaría la vida de Vicente. Y la financiaría también.

jueves

Infieles I




LLegué en el día y a la hora que no debía. Es cierto, como siempre drogado, pero juro que no fue una alucinación: ella se encontraba acompañada de un sacerdote, un sacerdote joven y atractivo, que llevaba un sombrero negro como su túnica. Era medianoche de un sábado de invierno, ellos conversaban animadamente, había complicidad en sus miradas y gran sorpresa al verme llegar. Lo reconozco: siempre sentí repudio por la curia o lo que se pareciera a ello, por eso en ese momento me quedó todo claro: el maldito debía ser la causa de la enfermedad venérea que me había contagiado Angela y que yo expandía día a día por todas partes. Tardé casi un año en darme cuenta lo promiscua y sucia que era. ¡Yo era tan imbécil!, siempre le creía: la encontré alguna vez con un "primo" enyesado a altas horas de la noche y otra vez con el rector de la universidad en su oficina, casi de noche y fumando marihuana ambos. Angela, Angela, que ridículo: una verdadera puta con nombre celestial: ¡maldito demonio! ¡maldita puta!

martes

Gata









Gata: te recuerdo en el gimnasio junto a tu obsesión por el ejercicio, esforzándote para mantenerte como siempre: fresca, jovial, perfecta. A veces te acompañaba y me quedaba en la entrada oyendo la música horrible que disfrutabas mientras te aplicabas a la rutina. Mientras sudabas, yo media el espacio que hay entre tu y yo. Las cosas no cambian de un día para otro. Y tu lo sabes...

viernes

09

.
¿Todavía crees que vale la pena viajar a descubrir lo que nunca estuvo allí? Siempre sufriste de pueril ingenuidad, casi apatía mental al enfrentar la vida.
Hazte un buen favor:
¡ándate a la mierda de una vez por todas!


sábado

No More!

.
.














.
Soy un perfecto perdedor para todos, sin embargo para tí sigo siendo un "genio". Sé que hago bien en abandonarte otra vez, espero que esta vez si sea para siempre, no llores más, finalmente me lo agradecerás, te lo aseguro.
.
Post Data: No olvides llevarle rosas rojas a mis sueños derrotados, fallecidos y esparramados por donde habité.
.
Adiós.